ENTREVISTA COMPLETA AL PADRE JESUITA FELIPE BERRIOS

En esta entrevista, el sacerdote hace un descarnado análisis de la realidad nacional, la Iglesia, del mundo del poder económico y político y, de una pequeña elite todopoderosa que provoca con su brutal ostentación de poder y dinero, la indignación de una enorme mayoría de chilenos que sufre las consecuencias de un país con una indignante desigualdad.

Se refirio a la dolor que afecta a la Iglesia católica por los graves pecados de algunos de sus pastores y ademas, que después de la Iglesia comprometida de Monseñor Raúl Silva Henriquez, se recogió a sus claustros abandonando las necesidades de un pueblo que esperaba mas de ella, generando la desconfianza y desamparo de sus propios feligreses, habló de sus actuales pusilánimes autoridades que prefieren no quebrar huevos en el conflictivo mundo social, se refirió al consumismo, a la injusticia social existente y a los eventos de indignación social.

Nos recodó que el mundo de la ideas no puede ser subordinado al cosismo y pragmatismo de un sistema basado en el engaño, nos recordó la Teoría de la Liberación, el documento de la conferencia episcopal de Aparecida y de las raíces fundantes de la Doctrina Social de la Iglesia, como guia espiritual para servir a los demás y construir una sociedad moralmente mas justa.

Una entrevista que deben escuchar, analizar y debatir principalmente los militantes Democratacristianos que cambiaron su hermosa ideología y doctrina, por la pragmática ambición del poder y los negocios que solo los lleva a preocuparse de las elecciones, abandonando la misión política y social que el evangelio de Jesucristo les ordeno cumplir al servicio de los demás y de la sociedad.

El sacerdote Felipe Berrios, tuvo que hablar desde el autoexilio en Africa, este hecho me hace recordar a otro gran jesuita, el Padre Alberto Hurtado, acusado de comunista por las entonces elite sociales chilenas de la epoca por su preocupacion por los mas pobres y trabajadores.

"le hemos presentado a los jovenes un Dios tan rasca, el Dios del consumo ..."

"Le estamos cortando las uñas a los jovenes que tienen ideales porque luchar, porque arriesgar la vida, porque vivir...."

El padre Berrios llama a la Iglesia a volver a sus fuente, el mismo llamado que hice al interior del Partido llamando a refundar la Democracia Cristiana, a recuperar la mística y el amor que sentí en los jóvenes de la generación del 80 y que me acompañaron en la tarea de recuperar la democracia, jovenes dispuestos a arriesgar su vida para lograr esa sociedad mas justa y preocupada por los mas pobres, ahora, desde mi obligado autoexilio, invito a los militantes falangistas de Maipu a debatir y conversar al tenor de lo dicho por este comprometido pastor católico, quizás algunos logren entender que ganar elecciones no es el objetivo principal, sino, ser fiel a la doctrina social de la Iglesia esto es, hacer del humanismo cristiano una misión de vida publica y la opción por los mas pobres la gran bandera de lucha social y política.

Quizás podamos sacudirnos de la nefasta contaminación ideológica que ha enfermado a la Democracia Cristiana y principalmente ha intervenido tan nefastamemte su fuente de pensamiento, transformando todo su accionar, en una estructura perversa en busca de objetivos meramente personales, llenos de soberbia y egoísmos.

Chile y su pueblo, necesita de esa Democracia Cristiana que se quedo petrificada en los esfuerzos de Justicia Social de nuestro ultimo gran líder, Eduardo Frei Montalva y su gran sueño, nuestra Revolución en Libertad, esto es, un partido político que desde el Progresismo Cristiano, se atreva a quebrar huevos, sin mantener la vista sumisa hacia el poder económico. No se encuentra en esos grupos nuestra fuente de inspiración, sino, en los pobladores de Aysen, de Freirina, de Quellon, en los Estudiantes movilizados, en los pescadores artesanales, en los miserables campamentos escondidos a los largo de nuestro pais y en los que mas sufren de un sistema que los aplasta todos los días.

(fraternalmente Hector Canales Morales)

Volver al home